El Pan del peregrino

El alimento para vida eterna…

Mar y montaña

2 comentarios

Mar y montaña

Dos figuras antagónicas. El mar: inestable, impredecible, sinuoso, cambiante, formado por un elemento escurridizo y que se evapora. El monte: estable, firme, seguro, no cambia, no se mueve, compuesto por un material noble y fuerte.

¿Qué me hizo meditar en esto?, un versículo que compara a los que confían en Jesús con un monte.

“Los que confían en el Señor son como el monte Sion, que es inconmovible, que permanece para siempre.” (Salmos 125:1)

Aunque Dios hizo a todos los hombres de la misma materia y según la Escritura todos somos pecadores y estamos desechados de la gloria de Dios. Los que se han arrepentido y recibido el sacrificio de Cristo en la cruz, obedeciendo a Su Palabra y considerándole como el Señor de sus vidas, estos son como montes en medio del mar inestable de este mundo, que ayer pensaba una cosa y hoy otra. Donde las filosofías y las corrientes políticas van cambiando la opinión pública y cultural de los pueblos. Donde no hay nada seguro y verdadero, todo cambia y “evoluciona”.

¿No te da inseguridad ver cómo lo que hace veinte años era malo para la gente, hoy se considera bueno?, ¿no te parece que no es firme confiar en la justicia humana que hoy legisla y aprueba lo que antes se penaba con la cárcel? En este mundo todo es variable porque el hombre ha querido escoger la relatividad en vez del Absoluto. La sociedad, como el mar, no está quieta, no tiene sosiego ni firmeza.

El hombre por naturaleza busca la seguridad , pero no la encontrará nunca en otro sitio que no sea Cristo. Él es la Verdad, la Roca firme sobre la que edificar tu vida. “Acercándoos a Él, piedra viva, desechada ciertamente por los hombres, mas para Dios escogida y preciosa.” (1º Pedro 2:4)

Él es Inmutable y por eso los que confían en el Señor son como un monte…

Gloria

Anuncios

Autor: elpandelperegrino

Me gusta la imagen del peregrino, porque significa estar de paso... A pesar de tener dos nacionalidades, mi ciudadanía verdadera no está en este mundo. En mi caminar diario, me alimento del Pan que nunca se caduca, el Pan para Vida eterna. "Jesús les dijo: Yo soy el pan de vida; el que a mí viene, nunca tendrá hambre; y el que en mí cree, no tendrá sed jamás." (Juan 6:35)

2 pensamientos en “Mar y montaña

  1. ¡Hermosa reflexión! Me recuerda las palabras del himno antiguo “Solo en Jesús”. Gracias por compartirla.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s