El Pan del peregrino

El alimento para vida eterna…

Pesar en mi corazón

Deja un comentario

Pesar en mi corazón

Pablo tenía mucho pesar en su corazón por la salvación de su pueblo, los judíos. En el capítulo nueve de la carta a los Romanos, empezaba diciendo que deseaba ser él mismo apartado de Dios (usa la palabra anatema, que significa maldito) si esto permitiera que todos sus hermanos de nación pudieran ser salvos.

El el capítulo diez, comienza de la misma forma, diciendo que el anhelo de su corazón y su oración eran por la salvación de su pueblo. Esto me hizo reflexionar  profundamente sobre qué pienso yo, como discípula de Cristo, por toda la gente que me rodea. Mi familia por lazos de sangre y mis allegados, compañeros, vecinos, etc. ¿Tengo la misma carga en el corazón y en la oración por ellos?

Porque Pablo era consciente que sus hermanos estaban bajo el juicio de Dios, y  también tú lo estás si no te arrepientes y recibes el regalo de la salvación de la Cruz. Esto dice Romanos 3:23 “Por cuanto todos pecaron están destituidos de la gloria de Dios” Estás bajo la ira y la maldición de Dios.

Estos judíos tenían celo por Dios, pero no de la forma correcta.”Porque ignorando la justicia de Dios, y procurando establecer la suya propia, no se han sujetado a la justicia de Dios”. Muchos de ellos eran doctores en la Ley, pero no habían reconocido que la Ley hablaba de Cristo (que es por medio de quien Dios hizo justicia en la cruz y Él mismo es la Justicia) y en cambio, establecían sus propios varemos de justicia, independientes de la autoridad de Dios.

Mucha de la gente que me rodea, seres queridos, piensan que son muy piadosos. Muchos tienen, incluso una religión, pero siguen sin conocer al Dios de las Escrituras. Y ahora Pablo escribe la frase más contundente del capítulo: “Así que la fe es por el oír, y el oír, por la palabra de Dios.”

Algunos me dicen, es que tu tienes fe, ¡por eso puedes creer!, he aquí la clave. ¡Lee la Biblia y presta atención a lo que el Señor quiere decirte por medio de ella!, porque es la única manera posible de que te sea concedida la fe.

Y sigue diciendo: “¿Cómo, pues, invocarán a aquel en el cual no han creído? ¿Y cómo creerán en aquel de quien no han oído? ¿Y cómo oirán sin haber quien les predique? ¡Aquí una llamada de atención para mí! Si tengo el pesar que Pablo tenía por sus hermanos y el destino eterno de sus almas, ¿cómo no voy a predicar y buscar por todos los medios posibles, que mis familiares y amigos oigan de Cristo?

Dios quiera hacer la luz en los compañeros de trabajo, en los vecinos y demás conocidos y me de la gracia para dejar de lado la sabiduría humana y hablar del único que merece toda la gloria: “Para que sean alentados sus corazones, y unidos en amor, alcancen todas las riquezas que proceden de una plena seguridad de comprensión, resultando en un verdadero conocimiento del misterio de Dios, es decir, de Cristo, en quien están escondidos todos los tesoros de la sabiduría y del conocimiento.”

Gloria

Anuncios

Autor: elpandelperegrino

Me gusta la imagen del peregrino, porque significa estar de paso... A pesar de tener dos nacionalidades, mi ciudadanía verdadera no está en este mundo. En mi caminar diario, me alimento del Pan que nunca se caduca, el Pan para Vida eterna. "Jesús les dijo: Yo soy el pan de vida; el que a mí viene, nunca tendrá hambre; y el que en mí cree, no tendrá sed jamás." (Juan 6:35)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s