El Pan del peregrino

El alimento para vida eterna…

¿Casa de luto o de banquete?

Deja un comentario

CASA DE LUTO

“Mejor es ir a una casa de luto que ir a una casa de banquete, porque aquello es el fin de todo hombre, y al que vive lo hará reflexionar en su corazón.” (Eclesiastés 7:2)

Este proverbio encierra sabiduría. ¿Qué sucede cuando estamos en un funeral? La gente llora, decimos: ¡no somos nada! casi ni nos planteamos que nosotros mismos, es 100% seguro, acabaremos igual y otro nos velará. La vida del hombre -los mayores lo saben bien- es como la flor del campo que cuando el viento sopla  deja de ser. Por eso, el funeral es el lugar apropiado para considerar aquellas preguntas esquivas ¿Es esto todo: come y bebe que mañana moriremos  y no hay más? El alma clama por respuestas. La gente susurra: ¿Qué dejó? ¡Qué insólita pregunta! pues ¡dejó todo! porque nada trajo a este mundo y nada se lleva.

En la casa del banquete hay música y jolgorio, cosas que aturden los sentidos. Hoy todo lo que el hombre crea trata de evitar que pienses en lo que verdaderamente importa. El objetivo es anestesiar la mente con la televisión, el internet, el móvil, la música estridente, el bombardeo de promesas mentirosas… El sistema de distracción actual es el ruido diabólico que adormece la mente. Estás muerto, crees que tienes vida pero vives en amargura y te espera la muerte. Muchas iglesias aumentan los decibelios, y el ruido sobresale por encima de la predicación solemne y temerosa de la Palabra de Dios que salva vidas.

En la casa de luto se comprueba que la sentencia se cumple: “La paga del pecado es la muerte.” E inmediatamente el juicio: “Está establecido para los hombres que mueran una sola vez, y después de esto el juicio”. ¿Estás seguro que has nacido de nuevo? ¿Tienes hambre como un pordiosero espiritual que clama por el pan que descendió del cielo?

A pesar de todo si aún tienes vida tienes esperanza. Abre los ojos y fíjalos en el regalo de Dios: “La dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro. Medita en silencio, cuando las luces se apagan y cesa el ruido, escucha la voz suave de la conciencia que te dice “ven a mi”. Ve a Jesús y bebe del “Agua de Vida” que calma la sed eternamente.

Gloria Abad y Ángel Luis

 

 

 

Anuncios

Autor: elpandelperegrino

Me gusta la imagen del peregrino, porque significa estar de paso... A pesar de tener dos nacionalidades, mi ciudadanía verdadera no está en este mundo. En mi caminar diario, me alimento del Pan que nunca se caduca, el Pan para Vida eterna. "Jesús les dijo: Yo soy el pan de vida; el que a mí viene, nunca tendrá hambre; y el que en mí cree, no tendrá sed jamás." (Juan 6:35)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s