El Pan del peregrino

El alimento para vida eterna…

Luz vs. tinieblas

Deja un comentario

Luz vs oscuridadY vio Dios que la luz era buena; y separó Dios la luz de las tinieblas.

(Génesis 1:4)

Desde el inicio del mundo, cuando Dios creo los cielos y la tierra, se encargó de separar dos cosas irreconciliables: la luz de las tinieblas. Ya desde el comienzo se expresó claramente una batalla cósmica, una guerra donde sólo hay dos bandos. Por un lado está Dios que es Luz y por otro, el mundo en tinieblas que es dominado por Satanás y sus ángeles. Es una lucha que comenzó desde muy antiguo y que tuvo su momento más increíble para las huestes celestiales: La encarnación de Cristo. La llegada de la Luz a este mundo. “Jesús les habló otra vez, diciendo: Yo soy la luz del mundo; el que me sigue no andará en tinieblas, sino que tendrá la luz de la vida.”(Juan 8:12) “Mientras estoy en el mundo, yo soy la luz del mundo.” (Juan 9:5) “Yo, la luz, he venido al mundo, para que todo el que cree en mí no permanezca en tinieblas.” (Juan 12:46) 


Pero hay un problema. Cuando una luz penetra en la oscuridad, revela todo lo que hay en esa habitación. Y cuando vino Jesús, la Luz de Dios, reveló cuán sucia era el alma de los hombres: “Por cuanto todos pecaron y están “separados” de la gloria de Dios”(Romanos 3:23). Cuando nuestros ojos, acostumbrados a la oscuridad, son alumbrados por una luz potente, nos escondemos, porque no la soportamos. Eso pasa con la mayoría de los hombres, no quieren que la Luz venga a sus vidas, para no reconocer cuán pecadores son. “Y este es el juicio: que la luz vino al mundo, y los hombres amaron más las tinieblas que la luz, pues sus acciones eran malas.” (Juan 3:19) 

Hay una sola forma en que siendo pecadores e impuros, podamos recibir a la perfecta Luz que es Cristo. Es una obra sobrenatural de Dios. El mismo Dios que mandó separar la luz de las tinieblas en el principio, es el que mediante el Espíritu puede mandar en nuestros corazones: ¡Hágase la luz!. Pues Dios, que dijo que de las tinieblas resplandeciera la luz, es el que ha resplandecido en nuestros corazones, para iluminación del conocimiento de la gloria de Dios en la faz de Cristo.”(2º Corintios 4:6) Cristo es el único medio por el cual podemos ser trasladados de un bando a otro, de un reino a otro. Porque Él nos libró del dominio de las tinieblas y nos trasladó al reino de su Hijo amado.”(Colosenses 1:13)

Hay un versículo bíblico que ilustra cómo Dios puede abrir los ojos de la Fe, mediante la proclamación del Evangelio. Jesús encomendó al Apóstol Pablo que predicara: “Para que abras sus ojos a fin de que se vuelvan de la oscuridad a la luz, y del dominio de Satanás a Dios, para que reciban, por la fe en mí, el perdón de pecados y herencia entre los que han sido santificados.” (Hechos 26:18)

No es una batalla sacada del cine, donde el lado oscuro pelea contra “la fuerza” (guerra de las Galaxias). Es una lucha real en la que está en juego el alma de todo ser humano. En este mundo no existe ninguna fuerza capaz de contrarrestar la maldad. Todo el universo está bajo maldición, pero la única Luz verdadera ya vino, murió y resucitó para nuestra salvación y esperanza de una vida eterna desde ahora y para siempre.“Jesús les habló otra vez, diciendo: Yo soy la luz del mundo; el que me sigue no andará en tinieblas, sino que tendrá la luz de la vida.”(Juan 8:12) La oportunidad de Salvación es ahora, porque la paciencia de Dios tendrá un límite y el juicio de Dios será en base al sacrificio de su amado Hijo en la Cruz. Reconoce tu oscuridad espiritual, tu pecado ante la santidad de Dios. ¡Ruega para que por Su misericordia, te sean abiertos los ojos y resplandezca Su Luz en tu corazón!.

Gloria 

Anuncios

Autor: elpandelperegrino

Me gusta la imagen del peregrino, porque significa estar de paso... A pesar de tener dos nacionalidades, mi ciudadanía verdadera no está en este mundo. En mi caminar diario, me alimento del Pan que nunca se caduca, el Pan para Vida eterna. "Jesús les dijo: Yo soy el pan de vida; el que a mí viene, nunca tendrá hambre; y el que en mí cree, no tendrá sed jamás." (Juan 6:35)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s