El Pan del peregrino

El alimento para vida eterna…

A punto de perder la fe

2 comentarios

Estamos estudiando el libro de los Salmos de una manera expositiva, es decir, versículo a versículo. El Salmo 73 fue escrito por Asaf, que fue uno de los principales músicos del Rey David. En el Salmo 73 Asaf cuenta su testimonio.

Perder la Fe¿Qué le pasó?, que estuvo a punto de perder la fe: “En cuanto a mí, casi se deslizaron mis pies; Por poco resbalaron mis pasos.” (Vs 2)

¿Por qué?, porque miró donde no tenía que mirar… “Porque tuve envidia de los arrogantes, viendo la prosperidad de los impíos.”(Vs 3) Desviar los ojos de Dios para mirar a la gente que no tenía en cuenta a Dios ni tenía comunión con Él (esta es la definición de los impíos), le provocó envidia y un pecado doblemente engañoso: por un lado exageró la suerte de los impíos (Vs 4 al 12) y por otro minimizó la bendición que tenía (Vs 13 al 16)

¿Hasta cuándo duró esta penosa situación el la vida de Asaf? Hasta que entrando en el santuario de Dios, comprendí el fin de ellos.(Vs 17) Cuando entramos en comunión con Dios a través de su Palabra y la oración, es cuando podemos volver a tener la perspectiva correcta porque dirigiremos nuestros ojos a quien es debido. Así Asaf comprendió el fin de los impíos (Vs 18 al 20 y Vs 27)

El haber dudado de la fe que le fue dada, le produjo una gran amargura y se compara a si mismo a un animal sin entendimiento: Se llenó de amargura mi alma, y en mi corazón sentía punzadas. Tan torpe era yo, que no entendía; Era como una bestia delante de ti.” (Vs 21 y 22) Asaf comprendió que fue siempre Dios quien le tomaba de la mano como un Padre amoroso y le guiaba. Con todo, yo siempre estuve contigo; Me tomaste de la mano derecha. Me has guiado según tu consejo, y después me recibirás en gloria.” (Vs 23 y 24)

Y luego expresa la más sincera alabanza, que brota del entendimiento de su propósito en este mundo con un corazón confiado y agradecido: Mi carne y mi corazón desfallecen; Mas la roca de mi corazón y mi porción es Dios para siempre. Pero en cuanto a mí, el acercarme a Dios es el bien; He puesto en Jehová el Señor mi esperanza, para contar todas tus obras.” (Vs 26 y 28) 

Por último el versículo uno, con el que Asaf comienza este relato de su testimonio, afirmando quién es Dios “Ciertamente Dios es bueno” y a quiénes ve con agrado: A los que Cristo ha limpiado con su sangre preciosa y por eso pueden llamarse “Limpios de corazón” Por eso el autor de Hebreos dice: “Puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe, el cual por el gozo puesto delante de él sufrió la cruz, menospreciando el oprobio, y se sentó a la diestra del trono de Dios.” (Hebreos 12:2) ¡A Cristo sea la gloria!

A continuación el video de la predicación expositiva sobre el Salmo 73 por el Pastor Tony Ochoa.

Anuncios

Autor: elpandelperegrino

Me gusta la imagen del peregrino, porque significa estar de paso... A pesar de tener dos nacionalidades, mi ciudadanía verdadera no está en este mundo. En mi caminar diario, me alimento del Pan que nunca se caduca, el Pan para Vida eterna. "Jesús les dijo: Yo soy el pan de vida; el que a mí viene, nunca tendrá hambre; y el que en mí cree, no tendrá sed jamás." (Juan 6:35)

2 pensamientos en “A punto de perder la fe

  1. Muy bueno. El Salmo 73 es extraordinario!!! Creo que es mi favorito, a la hora de mirar el mundo en que vivimos, donde la gente prospera sin Dios. gracias!!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s