El Pan del peregrino

El alimento para vida eterna…

¿Qué precio le pondrías a tu alma?

Deja un comentario

Cuando vamos a una tienda, hacemos rápidamente un juicio de valores. Si veo un pantalón que tiene la etiqueta de diez euros y yo considero que, ya sea por su marca o por su diseño vale más de ese precio: Lo compro y salgo contenta de la tienda porque según mi juicio de valores hice un buen negocio: compré a diez euros un pantalón que seguramente vale cuarenta o cincuenta.

Lo mismo hacemos con todos los productos de compra-venta. En la Biblia se relata un ejemplo claro de juicio de valores: También el reino de los cielos es semejante a un mercader que busca buenas perlas, que habiendo hallado una perla preciosa, fue y vendió todo lo que tenía, y la compró.”(Mateo13:45-46) Este mercader consideró que lo que había encontrado era más valioso que todo lo que poseía, por lo que para poder adquirirla, tuvo que despojarse de todo. Esta parábola es de Jesús, hablando de Su reino.

¿Pero qué pasa con aquellas cosas a las que no se les puede poner un precio en dinero? Imagina que se quema tu casa, y te dan dos minutos para entrar y buscar algún objeto que sea importante para ti antes de que se venga todo abajo. ¿Qué escogerías? Seguramente algo que para ti tenga tanto valor, que no se pueda reponer con el dinero que te pagará el seguro de la vivienda. Algo de valor emocional, irreemplazable.

¿Qué precio le pondrías a tu alma?¿Qué precio le pondrías a tu alma? Hay una realidad que experimentaremos todos sin duda: la muerte. Ésta alcanza tanto a ricos como pobres, tanto a sabios como a ignorantes. Todos moriremos y ahí no acaba todo, sino es donde “todo empieza”. Si te dijera que estás destinado a la perdición eterna sin retorno, pero tienes una única posibilidad aquí de asegurar tu vida eterna en el cielo, ¿Qué harías?. Posiblemente puedes decir que no crees en el más allá, o que piensas que no hay condenación o vida eterna, pero ambas son tan reales como la muerte misma.

Jesucristo fue enviado por Dios Padre para pagar el rescate de las almas caídas. Dice en Su palabra: De cierto, de cierto os digo: El que oye mi palabra, y cree al que me envió, tiene vida eterna; y no vendrá a condenación, mas ha pasado de muerte a vida.”(Juan 5:24)

¿Qué juicio de valores haces cuando se trata de tu propia alma? Aunque vendieras todo lo que tienes y lo dieras a los pobres, aún así no te granjearías el favor de Dios. La salvación de tu alma no vendrá por las obras que hagas: “Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; no por obras, para que nadie se gloríe.” (Efesios 2:8-9) Ninguno de ellos podrá en manera alguna redimir al hermano, ni dar a Dios su rescate,(Porque la redención de su vida es de gran precio, y no se logrará jamás) (Salmos 49:7 y 8) 

Dios sólo acepta UN PRECIO: el que pagó Cristo en la Cruz del Calvario.  Tampoco significa que todo el mundo va a ser salvo sin excepción, el mismo Jesús dice: “El que en Él cree, no es condenado; pero el que no cree, ya ha sido condenado, porque no ha creído en el nombre del unigénito Hijo de Dios.” (Juan 3:18)

Entonces Jesús dijo a sus discípulos: “Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, y tome su cruz, y sígame.Porque todo el que quiera salvar su vida, la perderá; y todo el que pierda su vida por causa de mí, la hallará. Porque ¿qué aprovechará al hombre, si ganare todo el mundo, y perdiere su alma? ¿O qué recompensa dará el hombre por su alma?” (Mateo 16:24-26)

¿Qué recompensa dará el hombre por su alma?, ninguna. No puede, es imposible. Sólo a través Cristo se puede entrar en el cielo, sólo hay una Puerta, sólo un Camino, sólo un Señor y  sólo un Salvador.

“Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí.” (Juan 14:6)

Gloria Abad

 

 

Anuncios

Autor: elpandelperegrino

Me gusta la imagen del peregrino, porque significa estar de paso... A pesar de tener dos nacionalidades, mi ciudadanía verdadera no está en este mundo. En mi caminar diario, me alimento del Pan que nunca se caduca, el Pan para Vida eterna. "Jesús les dijo: Yo soy el pan de vida; el que a mí viene, nunca tendrá hambre; y el que en mí cree, no tendrá sed jamás." (Juan 6:35)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s