El Pan del peregrino

El alimento para vida eterna…

Bendito Intercesor

Deja un comentario

“Os he dicho que yo soy; pues si me buscáis a mí, dejad ir a éstos”.
(Juan 18:8)

¡Nota, alma mía, atentamente lo que Jesús manifiesta aún en Su hora de prueba hacia las ovejas de Su mano! La pasión dominante se vuelve muy fuerte en la hora de muerte. Se rinde a Sí mismo ante el enemigo, pero interpone una palabra de poder para dejar libres a Sus discípulos.

corderoEn cuanto a Sí mismo, como una oveja delante de sus trasquiladores, enmudeció, y no abrió la boca, sino que por el amor a Sus discípulos habló con la energía del Todopoderoso. En esto consiste Su amor, en que es constante, ausente de Sí mismo, un amor fiel. ¿Pero no hay mucho más aquí que lo encontrado sobre la superficie? ¿No encontramos el alma y el espíritu de la expiación en estas palabras? El Buen Pastor da su vida por las ovejas, y pide que por tanto queden libres. El Garante es arrestado, y la justicia exige que aquellos por quienes Él se encuentra como Sustituto, deben seguir su camino.

En medio de la esclavitud de Egipto, suena la voz como una palabra de poder, “Dejad ir a éstos”. Y el pueblo de Israel sale en libertad hacia la tierra prometida. Fuera de la esclavitud del pecado y de Satanás, el redimido tiene que salir. En cada celda de los calabozos de la desesperación, el sonido hace eco: “Dejad ir a éstos”, Satanás oye la muy conocida voz, y levanta el pie del cuello de los caídos; y Muerte la escucha, y la tumba abre sus puertas para que los muertos resuciten. La senda de aquellos que son liberados, es una de santidad, de triunfo, de gloria, y ninguno se atreverá a detenerlos. No habrá jamás león en su camino, ni bestia fiera que se acerque a ella. “La sierva de la mañana”(Cristo), atrajo a los crueles cazadores sobre sí misma, y ahora las más tímidas gamitas y las ciervas del campo podrán pastar en perfecta paz entre los lirios de sus amores.

La nube de tormenta estalló sobre la Cruz del Calvario, y los peregrinos de Sion no serán heridos por los relámpagos de la venganza. Ven, mi corazón, y regocíjate en la inmunidad que tu Redentor te ha asegurado, y bendice Su nombre todo el día, y para siempre.

C.S. Spurgeon

 

Anuncios

Autor: elpandelperegrino

Me gusta la imagen del peregrino, porque significa estar de paso... A pesar de tener dos nacionalidades, mi ciudadanía verdadera no está en este mundo. En mi caminar diario, me alimento del Pan que nunca se caduca, el Pan para Vida eterna. "Jesús les dijo: Yo soy el pan de vida; el que a mí viene, nunca tendrá hambre; y el que en mí cree, no tendrá sed jamás." (Juan 6:35)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s