El Pan del peregrino

El alimento para vida eterna…

Buscar Su rostro…

Deja un comentario

“Perseverad en la oración”  (Colosenses 4:2)

Es interesante notar cuán extensa es la porción de las Sagradas Escrituras que ocupa el tema de la oración, ya sea suministrando ejemplos, aplicando preceptos, o enunciando promesas. Apenas abrimos la Biblia encontramos, “Entonces los hombres comenzaron a invocar el nombre de Jehová” (Gn 4:26). Y cuando estamos a punto de cerrar el volumen, el “Amén” (Ap 22:21) de una ferviente súplica llega a nuestros oídos.

Los ejemplos son abundantes. Encontramos la lucha de Jacob – un Daniel que oró tres veces al día – y un David que con todo su corazón invocaba a su Dios. En la montaña vemos a Elías, en el calabozo a Pablo y a Silas. Tenemos multitud de mandamientos, y miríadas de promesas. ¿Qué nos enseña esto, sino la importancia de la necesaria y sagrada oración? Podemos estar seguros de que todo lo que Dios ha hecho prominente en Su Palabra, Él pretende que se vuelva conspicuo en nuestras vidas. Si Él ha hablado mucho acerca de la oración, es porque Él sabe que tenemos grande necesidad de ella. Tan profundas son nuestras necesidades, que hasta que no estemos en el cielo, no debemos dejar de orar. ¿Acaso no deseas alguna cosa? Entonces, me temo que no conoces tu propia pobreza. ¿No sientes el rogar por misericordia a Dios? ¡Que entonces la misericordia del Señor te revele tu miseria! Un alma sin oración es un alma sin Cristo.

La oración es el balbuceo del creyente infante, el grito del creyente guerrero, el réquiem del santo moribundo que se duerme en Jesús. Es el aliento, la palabra clave, el consuelo, la fuerza, la honra de un cristiano. Si eres un hijo de Dios, has de buscar el rostro de tu Padre, y vivir en el amor de tu Padre. Ora para que este año seas más santo, humilde, celoso, y paciente; que tengas más cercana comunión con Cristo, y entres con más frecuencia en la casa del banquete de Su amor. Ora para que seas un ejemplo y una bendición para los demás, y puedas vivir más para la gloria de tu Maestro. El lema para este año debe ser “perseverad en la oración”.

C.H. Spurgeon

Anuncios

Autor: elpandelperegrino

Me gusta la imagen del peregrino, porque significa estar de paso... A pesar de tener dos nacionalidades, mi ciudadanía verdadera no está en este mundo. En mi caminar diario, me alimento del Pan que nunca se caduca, el Pan para Vida eterna. "Jesús les dijo: Yo soy el pan de vida; el que a mí viene, nunca tendrá hambre; y el que en mí cree, no tendrá sed jamás." (Juan 6:35)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s