El Pan del peregrino

El alimento para vida eterna…

Lo importante es que Él te conozca

Deja un comentario

Siempre se dice que no es igual conocer al presidente, que él te conozca a ti. Uno puede saber “vida y obra” de un artista, sin embargo él pasa por tu lado en un recital y ni te mira. O se puede coleccionar objetos de un actor, saber todas las frases que dijo, tener la casa decorada a “su” gusto, sentirlo casi como un amigo… pero si vas a su casa, él no te dejará entrar… porque no te conoce…

Mucha gente piensa que conoce a Jesús, porque saben que vino, que murió en la cruz y que era el Hijo de Dios. ¿Significa eso que le conocen?, muchos asegurarán que sí. Pero hay un versículo que hace la diferencia, es Jesús mismo hablando como Pastor de Sus ovejas:

 “Mis ovejas oyen mi voz, y yo las conozco, y me siguen”  (Juan 10:27)

Lo propio sería que dijera que las ovejas oyen su voz, le conocen y le siguen… pero no, dice “Yo las conozco”. ¿Y que pasa si Él no nos conoce?, pasará en el día del juicio, que como ese artista a quien creemos casi pariente, nos echará de Su presencia. “No todo el que me dice: Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos.  Muchos me dirán en aquel día: Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre echamos fuera demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros? Y entonces les declararé: Nunca os conocí; apartaos de mí, hacedores de maldad.” (Mateo 7:21-23)

La clave  para que Él nos conozca, está en el siguiente versículo, en palabras de Jesús:

“Yo soy la puerta; el que por mí entrare, será salvo; y entrará, y saldrá, y hallará pastos. El ladrón no viene sino para hurtar y matar y destruir; yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia.  Yo soy el buen pastor; el buen pastor su vida da por las ovejas. ” (Juan 10: 9-11)

Volvemos al punto: sólo hay una manera de que Él te conozca: recibiendo a Cristo como el Señor de tu vida, y para eso, es necesario arrepentirse de toda una vida de espaldas a Dios, de toda una vida “haciendo lo que me da la gana”, quitar del trono a ese “yo” inflado que tenemos y bajar la cabeza para que Él nos ponga el yugo y a partir de ahí, vivir vidas que obedezcan, sirvan y glorifiquen sólo a Él.  Cuando estamos pendientes de meditar en su Palabra, la Biblia, y obedecemos todo lo que Dios dice y nos manda en ella, en definitiva, Su voluntad, entonces Él nos conoce, somos sus ovejas y le seguimos.

Gloria

Anuncios

Autor: elpandelperegrino

Me gusta la imagen del peregrino, porque significa estar de paso... A pesar de tener dos nacionalidades, mi ciudadanía verdadera no está en este mundo. En mi caminar diario, me alimento del Pan que nunca se caduca, el Pan para Vida eterna. "Jesús les dijo: Yo soy el pan de vida; el que a mí viene, nunca tendrá hambre; y el que en mí cree, no tendrá sed jamás." (Juan 6:35)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s