El Pan del peregrino

El alimento para vida eterna…

Reflexiones después de una gripe fuerte…

1 comentario

Reflexiones después de una gripe fuerteHace varios días que no publico nada en el blog, y es por la sencilla razón de que estaba atravesando un virus, que me dejó literalmente “de cama”, y me hizo sentir como hacía más de quince años no me sentía. No voy a abundar en detalles del cuadro clínico, porque además de conocidos por todos, no son interesantes.

Sí, les dejaré una serie de pensamientos y conclusiones que elaboré en el “arresto domiciliario”:

– Cuando el dolor y abatimiento llega a nuestro cuerpo y mente, el enemigo no está enfermo ni falto de fuerzas, así que nos ataca con toda su fiereza. Como si de los propios gérmenes se tratara, nos inocula pensamientos de autocompasión, depresión, lamento y queja…. Hay que estar firmes y rechazarlos de plano, acordándonos de los que nos recomienda Pablo: “Por lo demás, hermanos, todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre; si hay virtud alguna, si algo digno de alabanza, en esto pensad.” (Filipenses 4:8)

– Lo que voy a decir ahora, parece una verdad de Perogrullo, pero basta que nos sintamos realmente mal, para que valoremos cómo nos sentíamos cuando estábamos bien. Con esto quiero decir que aprovechemos en esas circunstancias, para dar gracias a Dios por la bendición de la salud que nos dio desde que nacimos hasta ese momento (y en mi caso siendo una gripe pasajera). Esto hará que recordemos, como nos pedía el salmista, “todos Sus beneficios”.”Bendice, alma mía, a Jehová, Y bendiga todo mi ser su santo nombre. Bendice, alma mía, a Jehová, Y no olvides ninguno de sus beneficios.” (Salmo 103.1y 2) recomiendo leer todo el Salmo 103 !

– Cuando uno tiene fiebre, necesariamente se pone en cama. Esos días prolongados (a nuestro pesar) de quietud y reflexión, rara vez se tienen cuando se es madre de dos niños pequeños y trabajando. Así qué mejor que aprovecharlos para meditar e interceder en oración por todas las personas de nuestro entorno.

Otra obviedad: cuando a uno no le duele nada, no siente el cuerpo. Cuando uno es joven, hace las actividades normales sin percibir los miembros u órganos que intervienen en esos actos. Pero cuando te cuesta caminar, te pesa o duele el cuerpo, como si diminutos personajes te hicieran una sesión de acupuntura en todo el cuerpo a la vez incluido el cuero cabelludo, cuando eres consiente de los pulmones, a la vez que el corazón da palpitaciones y en el abdomen parece una fiesta de sonidos… Uno piensa: “La carne para nada aprovecha”, y se vuelve tan real!!. “El Espíritu es el que da vida; la carne para nada aprovecha; las palabras que yo os he hablado son espíritu y son vida.” (Juan 6:63).

Dejo como conclusión estas mismas palabras de Jesús:

“El Espíritu es el que da vida; la carne para nada aprovecha; las palabras que yo os he hablado son espíritu y son vida.”

Gloria

 

 

 

 

Anuncios

Autor: elpandelperegrino

Me gusta la imagen del peregrino, porque significa estar de paso... A pesar de tener dos nacionalidades, mi ciudadanía verdadera no está en este mundo. En mi caminar diario, me alimento del Pan que nunca se caduca, el Pan para Vida eterna. "Jesús les dijo: Yo soy el pan de vida; el que a mí viene, nunca tendrá hambre; y el que en mí cree, no tendrá sed jamás." (Juan 6:35)

Un pensamiento en “Reflexiones después de una gripe fuerte…

  1. QUÉ BIEN DESCRIPTO TODO! TODO MUY CIERTO! Y NOS AFERRAMOS A ESOS VERSÍCULOS!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s