El Pan del peregrino

El alimento para vida eterna…

Las murallas de tu cuerpo…

1 comentario

“¿No sabéis que sois templo de Dios, y que el Espíritu de Dios mora en vosotros?”
1 Corintios 3:16

Para venir a este mundo nuestro bendito Señor tuvo que encarnase en un cuerpo humano. Al partir de este mundo otra vez, lo hizo con el cuerpo sobre el cual llevó nuestros pecados en la cruz. Así pues, fue con su cuerpo, tanto como con su alma y su Espíritu, que hizo la voluntad de Dios, santificándonos mediante la ofrenda de sí mismo.

23las murallas de tu cuerpoSe ha dicho que el cuerpo es al alma y al espíritu que habitan en él, lo que eran los muros para una ciudad  de la antigüedad. A través de ellos entraban los enemigos. En tiempos de guerra todo el mundo se consagraba a la defensa de los muros. Y a menudo ocurre que el creyente no conoce la importancia de guardar y defender sus muros, manteniendo su cuerpo santificado, y por eso fracasa en el propósito de preservar irreprochables su alma y su espíritu. El Apóstol Pablo nos dice que Dios quiere santificarnos integralmente: espíritu, alma y cuerpo (1 Tesalonicenses 5:23). Aún la preservación  y santificación del cuerpo en todas sus partes tiene que ser una obra de fe mediante el ilimitado poder de Jesús.

Para comprender a plenitud el significado de lo anterior recordemos que fue a través del cuerpo que entró el pecado. Cuando Eva vio “que el árbol era bueno para comer” (Génesis 3:6 RVR) la tentación de la carne abrió la puerta del alma y del espíritu. Aún en el caso del Hijo de Dios, la primera tentación en el desierto fue dirigida al apetito de la carne, el deseo de satisfacer la necesidad natural de alimento y calmar su hambre. Someter cada deseo de la carne  al señorío y control del Espíritu Santo parece innecesario para algunos, y a otros les parece demasiado difícil. No obstante,  así debe ser si el cuerpo ha de ser santo como templo de Dios, y si hemos de glorificar al Señor con nuestro espíritu.

Pablo declara específicamente que los pecados de la carne contaminan el templo de Dios, y que es mediante el poder del Espíritu Santo obrando en el cuerpo como glorificamos al Señor. No solo debe el Espíritu Santo ejercer una influencia que controle y regule los deseos del cuerpo y su gratificación para que ella sea moderada, sino que debe existir un elemento espiritual positivo que convierte el ejercicio de las funciones naturales en un servicio de alegría y libertad santa para la  gloria de Dios; que estos deseos ya no sean un estorbo que amenaza la vida de obediencia y comunión, sino medios de gracia y una ayuda real para la vida espiritual.

Bendito Señor que diste tu cuerpo para llevar nuestros cuerpos en la cruz, revélame cómo puede mi cuerpo experimentar el poder de tu maravillosa redención. Deseo de veras ser santo en cuerpo y alma para el Señor, y honrar el templo del Espíritu Santo. Amén.

-Andrew Murray, La Santidad

Anuncios

Autor: elpandelperegrino

Me gusta la imagen del peregrino, porque significa estar de paso... A pesar de tener dos nacionalidades, mi ciudadanía verdadera no está en este mundo. En mi caminar diario, me alimento del Pan que nunca se caduca, el Pan para Vida eterna. "Jesús les dijo: Yo soy el pan de vida; el que a mí viene, nunca tendrá hambre; y el que en mí cree, no tendrá sed jamás." (Juan 6:35)

Un pensamiento en “Las murallas de tu cuerpo…

  1. Muy bueno el artículo, algo parecido dije yo el sábado, yo mencioné que debemos cerrar la puerta de nuestra mente, y aislarnos, entonces así podemos orar en secreto en cualquier lugar, y no necesariamente estar en la habitación. y los demás podrán ver el resultado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s