El Pan del peregrino

El alimento para vida eterna…

Preguntas que duelen

Deja un comentario

Preguntas que duelenHay muchas clases de preguntas: curiosas, inofensivas, informativas, piadosas, interesadas… en conclusión: hay tantas, como intenciones tenga el que las emite. La reacción ante la pregunta, es igualmente variopinta, no es lo mismo contestar la dirección de tu casa en una oficina pública, que contestar lo que ganas a una vecina entrometida…Por esto mismo he titulado este post “preguntas que duelen”, porque hay algunas que suscitan en nuestro ánimo una serie de reacciones que nos llevan a tomar una decisión: aunque nos duela.

Hoy quiero comentar una pregunta que formula Dios: “Hijos de los hombres, ¿hasta cuándo volveréis mi honra en infamia, Amaréis la vanidad, y buscaréis la mentira?” (Salmo 4.2)  Es como si Dios dijera: ¿Hasta cuándo voy a tolerar a las criaturas que Yo formé, que en vez de honrarme me desprecian, no me tienen en cuenta y me odian?. “Porque la ira de Dios se revela desde el cielo contra toda impiedad e injusticia de los hombres que detienen con injusticia la verdad; porque lo que de Dios se conoce les es manifiesto, pues Dios se lo manifestó.Porque las cosas invisibles de él, su eterno poder y deidad, se hacen claramente visibles desde la creación del mundo, siendo entendidas por medio de las cosas hechas, de modo que no tienen excusa. Pues habiendo conocido a Dios, no le glorificaron como a Dios, ni le dieron gracias, sino que se envanecieron en sus razonamientos, y su necio corazón fue entenebrecido. Profesando ser sabios, se hicieron necios” (Romanos1:18-22) 

¿Hasta cuándo darán importancia a lo vano de este mundo de falacias? ¿Hasta cuándo honrarán al mentiroso y padre de mentiras? “¿Hasta cuándo, oh simples, amaréis la simpleza, Y los burladores desearán el burlar, Y los insensatos aborrecerán la ciencia?” (Proverbios 1:22) ¡Basta de procesiones colorinches, de aspavientos y llantos vacíos!, ¡basta de estatuas sanguinolentas mezcladas con comilonas y circo! ¡A Dios no se le honra de palabra, cuando el corazón está lejos de Él!. ¡Basta de letanías soporíferas, Dios no te oye!, porque “nadie puede venir al Padre sino por mí, dijo Jesús“(Juan 14:8) . ¡Si los hombres detienen con injusticia la verdad, no es porque no entiendan ni porque no sepan, sino porque no quieren entender ni saber! Quieren seguir siendo los dueños de sí mismos, y aunque no lo confiesen así, quieren seguir sirviendo al dios de este mundo: los deseos de los ojos, los deseos de la carne y la vanagloria de la vida…

Aunque esta pregunta de Dios te duela, es por tu bien, has de examinarte  y reconocer que hasta ahora no has tenido en cuenta a Dios en tu vida (rezar cuando un familiar se enferma o muere, no cuenta…) y no importa que hayas tratado de ser una “buena persona” ni hayas cometido grandes errores, no te compares con otros seres humanos ni te justifiques, Dios es tres veces Santo y nadie puede presentarse delante de su presencia con sus propias justicias (ni si quiera en oración) “por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios,” (Romanos 3:23) Recuerda: “Porque la ira de Dios se revela desde el cielo contra toda impiedad e injusticia de los hombres que detienen con injusticia la verdad;”. La verdad es Cristo: “Jesucristo es el camino y la verdad y la vida” y la única justicia que Dios acepta como válida es la de su Hijo en la Cruz. “Justificados, pues, por la fe, tenemos paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo;” (Romanos 5:1)

¿Hasta cuándo vas a darte golpes contra la pared, ignorando a Dios y llevando una vida vacía y sin propósito? Confías en tu salud, en tu fuerza, en tu trabajo, en tus estudios, en tu dinero, en tus buenas obras, en tu fama… pero todo esto te puede faltar de un día para el otro, y cuando estés delante de Dios ¿Qué dirás en el juicio? “Y de la manera que está establecido para los hombres que mueran una sola vez, y después de esto el juicio” (Hebreos 9:27)  Has caso: “Honrad al Hijo, para que no se enoje, y perezcáis en el camino; Pues se inflama de pronto su ira. Bienaventurados todos los que en él confían.” (Salmos 2:12)

Ahora estás muerto, pero Él quiere darte la Vida con “V” mayúscula: “Porque la paga del pecado es muerte, mas la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro.” (Romanos 6:23) Entonces dirás ¿Pero por qué dices que me dolerá?, porque el arrepentimiento es el dolor por haber estado ofendiendo a Dios desde siempre, y lo que causa aún más daño, es negarse a uno mismo y ceder  mis derechos a Cristo. Esto es lo que es necesario para poder servir y seguir a Jesús. “Y decía a todos: Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz cada día, y sígame.” (Lucas 9:23)

Gloria

Anuncios

Autor: elpandelperegrino

Me gusta la imagen del peregrino, porque significa estar de paso... A pesar de tener dos nacionalidades, mi ciudadanía verdadera no está en este mundo. En mi caminar diario, me alimento del Pan que nunca se caduca, el Pan para Vida eterna. "Jesús les dijo: Yo soy el pan de vida; el que a mí viene, nunca tendrá hambre; y el que en mí cree, no tendrá sed jamás." (Juan 6:35)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s