El Pan del peregrino

El alimento para vida eterna…

¿Y tú, cómo cuentas tus días?

Deja un comentario

A menudo solía hacer planes a largo plazo, incluso me atrevía a pensar y programar para varios años… A medida que medito y reflexiono en la Palabra de Dios, me doy cuenta la necedad que es hacer planes de futuro. No es que esté en contra de ser previsor, al contrario, lo que no me parece correcto es poner esperanzas en el día de mañana ya que depositar demasiadas expectativas en el futuro sólo nos traerá ansiedad. ¡Cuánta sabiduría, una vez más, descubro en que debemos hacernos como niños para entrar en el Reino de los Cielos! Los niños son total y absolutamente dependientes de sus padres, no saben lo que será del día de mañana, ni se preocupan por el mes próximo y ni si quiera pueden concebir la idea de muchos años. Ellos viven cada día felices, confiando en la provisión, protección y comunión de sus padres. Lo mismo deberíamos hacer  nosotros si tenemos a Dios por Padre. Él nos creó y nos conoce profundamente. Sabe que nuestra vida es frágil, que somos como niños necesitados, que dependemos en todo de Él y no podemos hacer planes más allá de un solo día… Será por eso que observo que no se nos dice en la Biblia que debamos recordar los cumpleaños, ni si quiera el cumpleaños de Jesús (ahora que están cerca las Navidades), el énfasis en toda la escritura está en el día a día. Cuanto más leo en la Palabra de Dios, más me  doy cuenta que al referirse a la vida de una persona se usa la palabra “días”:

 “Y dijo Jehová: No contenderá mi espíritu con el hombre para siempre, porque ciertamente él es carne; mas serán sus días ciento veinte años” (Génesis. 6:3).

 “Enséñanos de tal modo a contar nuestros días, que traigamos al corazón sabiduría”.(Salmos 90:12)

Debemos “contar nuestros días” y no nuestros años, y pienso que Dios lo ha establecido así, porque toda nuestra vida es transitoria y fugaz:

“El hombre, como la hierba son sus días; florece como la flor del campo…(Salmo 103:15)

 “Así que, no os afanéis por el día de mañana, porque el día de mañana traerá su afán. Basta a cada día su propio mal.” (Mateo 6:34)

Para que dependamos de Él en todo y no desperdiciemos el tiempo en cosas vanas, sino que busquemos servir y dar la gloria a Dios:

“En el día del bien goza del bien; y en el día de la adversidad considera. Dios hizo tanto lo uno como lo otro, a fin de que el hombre nada halle después de él. (Eclesiastés 7:14)

“Acuérdate de tu Creador en los días de tu juventud, antes que vengan los días malos, y lleguen los años de los cuales digas: No tengo en ellos contentamiento;”               ( Eclesiastés 12:1)

El Señor Jesús dio las pautas de quiénes serían sus verdaderos discípulos en estos términos:
“Y decía a todos: Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz cada día, y sígame.” (Lucas 9:23)
El mundo entero está engañado pensando que el hombre es fuerte, es capaz y que se puede “forjar un futuro mejor”… Nada más lejos de la realidad. El mundo está perdido: “Por cuanto todos pecaron y están destituidos de la gloria de Dios” (Romanos 3:23) Mientras tengas el día de hoy, considera si has arreglado tus cuentas con Dios, porque puede ser el último día que vivas sobre la tierra. “Y de la manera que está establecido para los hombres que mueran una sola vez, y después de esto el juicio” (Hebreos 9:27) No habrá más oportunidades de salvación después de la muerte. “La paga del pecado es muerte, mas la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro” (Romanos 6:23)
Por eso, el día adecuado para revisar tu situación, si nunca te has arrepentido de tus pecados, es hoy:
“Otra vez determina un día: Hoy, diciendo después de tanto tiempo, por medio de David, como se dijo: Si oyereis hoy su voz, No endurezcáis vuestros corazones.” (Hebreos 4:7)
“Antes exhortaos los unos a los otros cada día, entre tanto que se dice: Hoy; para que ninguno de vosotros se endurezca por el engaño del pecado.” (Hebreos3:13)
Gloria
¿Cómo cuentas tus días?
Anuncios

Autor: elpandelperegrino

Me gusta la imagen del peregrino, porque significa estar de paso... A pesar de tener dos nacionalidades, mi ciudadanía verdadera no está en este mundo. En mi caminar diario, me alimento del Pan que nunca se caduca, el Pan para Vida eterna. "Jesús les dijo: Yo soy el pan de vida; el que a mí viene, nunca tendrá hambre; y el que en mí cree, no tendrá sed jamás." (Juan 6:35)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s